Vector de Banner creado por macrovector
30
Ago

Gemelos digitales para la planta de producción: lo estamos haciendo

 

 

Los gemelos digitales o “Digital Twins” responden a un concepto que viene de lejos. De cuando el hombre viajó por el espacio y fue necesario reproducir en tierra los sistemas que el astronauta tenía en su nave. Así se pudo reaccionar ante aquello de “Houston, tenemos un problema”.

Desde entonces hasta ahora, el gemelo digital ha crecido de la mano del Big Data, el Cloud, el Internet de las Cosas… y alcanza la plena madurez sumando el Machine Learning y la Inteligencia Artificial. En Ártabro Tech tenemos experiencia en el desarrollo de proyectos de este tipo, que están en la vanguardia de la denominada Industria 4.0 y que abordamos con nuestra plataforma de aprendizaje automático “Legato”.

¿Qué es?

El gemelo digital es una réplica virtual de un objeto o un sistema. Llevado a la industria y a su versión más complicada, es la simulación digital del comportamiento de una línea de producción en la que intervienen multitud de variables: velocidades, temperaturas, humedad, presiones, niveles, alturas y un largo etcétera.

Para tener un gemelo virtual de lo que pasa en la línea de producción es necesaria una colección representativa de datos históricos de la planta. Con toda esa información reproducimos en el plano digital lo que ocurre en la realidad.

Un paso más

El paso más innovador viene después. Teniendo modelos de cómo se comporta la planta en la realidad, podemos determinar el grado de desviación existente en variables críticas que afectarán a la calidad final. Conocidas estas desviaciones, podemos anticipar y automatizar las correcciones necesarias para cumplir con el comportamiento óptimo de la línea. Utilizamos herramientas de Machine Learning e Inteligencia Artificial para adelantarnos y determinar exactamente cómo hemos de regular los factores implicados en la producción para que el resultado sea el deseado.

Los gemelos digitales son una de las tecnologías consideradas disruptivas. Las consultoras más expertas la incluyen en sus informes sobre las tendencias de la innovación para los próximos años. Se estima que después de 2020 la mitad de las grandes corporaciones tendrá al menos un gemelo digital en sus fábricas.

Es una tecnología que sirve para:

  • Reducir el time to market hasta en un 50%
  • Fabricar con mayor eficiencia y flexibilidad productos personalizados, series pequeñas de cualquier producto.
  • Reduce considerablemente los fallos y las piezas defectuosas, con todo lo que esto significa para la cuenta de resultados.
  • Ahorra energía y, por tanto, permite contaminar menos.